Parásitos en el cuerpo humano: síntomas, medicamentos y remedios caseros.

El cuerpo humano es vulnerable a muchos seres vivos. Al instalarse en tejidos u órganos, provocan el desarrollo de enfermedades, que a menudo van acompañadas de síntomas desagradables. Las personas sufren infecciones por protozoos, hongos, virus y bacterias, pero los gusanos parásitos, los helmintos, están representados por la mayor variedad de especies. Solo los medicamentos complementados con recetas populares ayudarán a deshacerse de ellos.

parásitos en el cuerpo humano

Tipos de parásitos, su localización y vías de transmisión.

Hay muchos tipos de helmintos que atacan al cuerpo humano, pero todos se dividen en 3 grandes grupos. Esta clasificación se basa en las características anatómicas de los parásitos:

  1. Nematodos (gusanos redondos)suelen ser cortos. Las hembras y los machos de estos helmintos difieren entre sí. Las hembras suelen ser más grandes, ya que es en su cuerpo donde maduran los huevos, que luego salen al exterior junto con las heces humanas. Dichos gusanos se asientan en grandes cantidades en el intestino. La clase de nematodos incluye gusanos redondos, anquilostomas y oxiuros.
  2. Trematodos (trematodos)- pequeños gusanos lanceolados con ventosas en la parte ventral del cuerpo. Como resultado, se fijan de forma segura en el cuerpo del huésped. Los representantes de tales helmintos son el trematodo hepático y el trematodo del gato.
  3. cestodosalcanzan un tamaño impresionante y consisten en una cabeza con ganchos o ventosas y muchos segmentos repetitivos llenos principalmente de órganos sexuales. Este grupo de helmintos incluye tenias de res y cerdo, equinococos y gusanos de amplio espectro.

El peligro para los humanos no proviene solo de individuos sexualmente maduros. Algunos cestodos usan humanos como huéspedes intermediarios. Esto significa que un gusano adulto no se asienta en los intestinos, pero puede formar quistes en el tejido muscular u otros órganos, grandes formaciones esféricas, esta es una larva de helminto.

Los huevos y los quistes están muy extendidos en el medio ambiente, ya que un caparazón denso los protege de manera confiable de condiciones agresivas. Al ingresar al cuerpo humano, la etapa inicial inicia el ciclo completo de desarrollo del parásito. Las fuentes de infección son:

  • carne que no ha sido sometida a tratamiento térmico;
  • verduras o frutas sin lavar;
  • agua sin hervir;
  • la tierra;
  • Arena;
  • mascotas;
  • personas afectadas.

Algunas especies de parásitos tienen una ruta de transmisión diferente: la llamada autoinfección. Un ejemplo llamativo de este fenómeno es la enterobiasis en los niños. Los gusanos se arrastran hasta la superficie del esfínter anal, y el niño en un sueño peina involuntariamente esta área. Esto conduce a la ingestión de huevos de lombrices en los dedos y su posterior ingestión accidental. Debido a esto, los oxiuros son difíciles de tratar.

Síntomas de una infestación de parásitos

El tratamiento farmacológico no se inicia hasta que el médico está seguro de que la persona tiene una infección por gusanos. El método de diagnóstico más confiable es un estudio de laboratorio de heces, sin embargo, la presencia de parásitos en el cuerpo puede sospecharse por:

  1. Trastornos intestinales y gástricos.Muy a menudo, el tracto gastrointestinal reacciona a la presencia de helmintos con diarrea. Las náuseas son otro síntoma común.
  2. Erupciones alérgicas.Los parásitos en el cuerpo humano pueden existir durante mucho tiempo. En este caso, los gusanos excretan productos de desecho directamente en la cavidad intestinal, lo que provoca envenenamiento y la aparición de erupciones en el cuerpo y la cara.
  3. Esfuerzos.Las sensaciones desagradables aparecen cuando el parásito alcanza un tamaño impresionante. La incomodidad preocupa a una persona cuando se forman grandes quistes de tenias en sus órganos.
  4. pérdida de peso.Los helmintos tienen un sistema digestivo reducido y se alimentan de su huésped. Como resultado, una persona no recibe las conexiones necesarias y sufre pérdida de peso combinada con anemia.
  5. fatiga y debilidad.Estos síntomas de parásitos también están relacionados con las deficiencias de nutrientes. Otra razón para la caída constante de la fuerza es la eliminación de electrolitos con líquido durante la diarrea.
  6. Picor.Una fuerte sensación de ardor en el ano es inquietante cuando los parásitos se asientan en el recto. Este signo generalmente indica la presencia de oxiuros.

Los síntomas enumerados no siempre indican una invasión helmíntica. Sin embargo, para evitar complicaciones, es mejor consultar a un especialista. Los análisis de heces y sangre aclaran y permiten que el médico elija las tácticas de la terapia.

¿Cuándo al médico?

La helmintiasis es una afección peligrosa que conduce a una intoxicación grave del cuerpo humano. Debido a esto, no se pueden ignorar los signos de la presencia de parásitos. Tales invasiones se tratan con medicamentos y el médico hace todas las citas necesarias.

Debe comunicarse con un especialista si aparecen varios síntomas característicos de una invasión al mismo tiempo. Para aclarar el diagnóstico, es necesario enviar un biomaterial para pruebas de laboratorio, ya que cada uno de los signos puede indicar otros problemas: disbacteriosis, intoxicación alimentaria, disfunción del tracto digestivo.

Un examen no programado es particularmente importante si los síntomas típicos del parásito no desaparecen durante mucho tiempo. Diarrea aguda que dura más de 3 días seguidos, vómitos persistentes, debilidad general: todo esto debería preocupar a las personas.

Otro motivo para acudir al médico es el dolor intenso localizado en cualquier parte del cuerpo. Cuando se forman quistes de tenia, el hígado, los pulmones, el músculo cardíaco e incluso el cerebro se ven afectados. Esta forma de helmintiasis no se puede curar con medicamentos, solo ayudará la intervención quirúrgica. Cuanto antes se realice la operación, mayores serán las posibilidades de un resultado favorable, por lo que no se debe posponer la visita al parasitólogo.

Descripción general de los medicamentos utilizados para tratar la helmintiasis

Si el especialista confirma la helmintiasis, comienza la terapia. Los síntomas y el tratamiento de los diferentes tipos de invasiones son diferentes, por lo que los medios se seleccionan teniendo en cuenta el tipo de parásito. Tradicionalmente, aquellos que pueden destruir gusanos de todas las clases se consideran los más efectivos, sin embargo, tales drogas de acción compleja se consideran altamente tóxicas. Por esta razón, no se prescriben cuando la enfermedad se puede curar de otras formas.

Si los parásitos en el cuerpo representan gusanos redondos, la terapia se lleva a cabo con un medicamento del grupo de imidazotiazoles. Su principio activo tiene un efecto negativo sobre los músculos del gusano. Los helmintos pierden su capacidad de fijarse en la luz intestinal, lo que conduce a su excreción durante la defecación. Cuando se trata con la droga, los gusanos salen vivos. Esta característica le permite a una persona evitar el envenenamiento durante la extinción masiva de parásitos.

Está permitido tratar las invasiones con este remedio desde la primera infancia. Solo es importante elegir la dosis correcta, que depende del peso del paciente. Los niños necesitan tomar medicamentos a 250 mg y los adolescentes y adultos a 500-750. Después de un solo uso, los síntomas desagradables desaparecen, pero el tratamiento debe repetirse después de 10 días. Esto se debe a las peculiaridades de reproducción de los nematodos. Durante este período, los adultos de gusanos se forman a partir de huevos y larvas, en relación con los cuales la droga es activa.

El tratamiento de las helmintiasis causadas por tenias es más difícil. Los imidazotiazoles no dañan su capa muscular. Los cestodos tienen dispositivos adicionales para la fijación: ganchos y ventosas en el extremo de la cabeza del cuerpo: escólex. Para eliminar estos parásitos, se requieren medios con otras propiedades.

Un medicamento del grupo de los benzimidazoles es efectivo para las tenias. La sustancia de la droga funciona al cambiar el metabolismo de los helmintos, por lo que el gusano que parasita en los intestinos se ve privado de la oportunidad de comer normalmente y pronto muere. Las tabletas difícilmente pueden llamarse seguras para la salud, ya que los gusanos muertos siempre conducen al hecho de que los productos putrefactos ingresan al torrente sanguíneo. Para evitar consecuencias negativas, el paciente debe seguir estrictamente las instrucciones, que indican que la dosis máxima permitida para un adulto es de 500 mg por día. La duración general del tratamiento es de al menos 5 días.

Varios productos farmacéuticos contienen un derivado de carbamato de bencimidazol. Dichos medicamentos se usan con éxito para tratar y prevenir parásitos. Las tabletas y las suspensiones funcionan según el principio de cambiar los procesos metabólicos de los gusanos, lo que conduce a la rápida desaparición de los síntomas y signos de la enfermedad.

Se prescriben medicamentos similares para tratar gusanos en personas con cestodosis diagnosticada o invasiones de naturaleza desconocida. También se necesitan fondos para la formación de quistes parasitarios en los órganos internos. No será posible deshacerse por completo de estas formaciones con medicamentos, pero los medicamentos ayudarán a reducir significativamente su tamaño y aliviar los síntomas externos.

Métodos populares de tratamiento.

No solo las preparaciones farmacéuticas ayudan a eliminar los parásitos en el intestino humano. En algunos casos, se permite tratar enfermedades de gusanos con medicina alternativa. Hay varias recetas comprobadas que pueden ayudarlo a deshacerse de los gusanos y reducir la intensidad de los síntomas, y también sirven como una excelente prevención.

Tradicionalmente, la forma más efectiva de limpiar el cuerpo es usar una mezcla de tres plantas medicinales. Para hacer esto, tome 12 g de ajenjo, 6 - clavos y 4 - tanaceto en forma triturada. Este remedio se toma por vía oral antes de las comidas con abundante agua. Al comienzo del tratamiento es suficiente comer ½ cucharadita una vez al día, pero esta cantidad se aumenta gradualmente. Al final de la ingesta, una persona debe tomar una mezcla de hierbas tres veces al día. Los expertos creen que los parásitos abandonarán el tracto gastrointestinal después de 9 a 10 días de dicha terapia.

La planta medicinal ajenjo también se usa como un remedio independiente para varias enfermedades de gusanos. Los pacientes adultos pueden tomar una tintura de alcohol de 15 gotas dos veces al día, y se prepara una decocción para niños. Para hacer esto, vierta una cucharada de materias primas con agua hirviendo y caliente a fuego lento. La herramienta se bebe antes de las comidas o se usa como solución para enemas. Las recetas a base de Artemisia son efectivas contra los gusanos que parasitan el cuerpo humano debido a la alta concentración de aceites esenciales en las flores y hojas de esta planta.

Una receta popular popular es el uso de semillas de calabaza. Este método le permite tratar no solo las helmintiasis, sino también las infecciones con protozoos. La materia prima se pasa por una picadora de carne y se llena de agua. A continuación, la mezcla se calienta y se infunde durante una hora. El líquido formado anteriormente se toma por vía oral y luego se bebe cualquier laxante. Los parásitos con dicho tratamiento abandonan el cuerpo lo antes posible.

El ajo se usa para deshacerse de los gusanos y prevenir la helmintiasis. Este vegetal es rico en fitoncidas, que tienen un efecto perjudicial sobre los gusanos. Para aumentar el efecto, los clavos se trituran y se mezclan con leche entera. Es mejor no usar esta receta en la primera infancia ya que el cuerpo del niño tiene un tracto gastrointestinal sensible.

Los parásitos en el cuerpo no pueden manifestarse durante mucho tiempo, pero esto no significa que no sea necesario eliminarlos. Se requiere tratamiento para evitar la toxicidad y restaurar la absorción de nutrientes. Es mejor realizarlo con medicación, como medida preventiva se aconseja recurrir a recetas probadas de medicina alternativa.